Homenajes | 22-07-2016

Elie Wiesel nunca dejó de defender a Israel ante sus enemigos

NOTA: www.aurora-israel.co.il

En el momento en que murió a la edad de 87 años, Elie Wiesel había sido una celebridad singular. Él era el más famoso sobreviviente del Holocausto y un icono de la conciencia. Wiesel fue ganador de un Premio Nobel de la Paz, el hombre que llevó a la popular conductora de TV Oprah a Auschwitz y era la persona buscada por los periodistas para el comentario cada vez que había una atrocidad sucediendo en alguna parte. A través de sus libros y conferencias se convirtió en el célebre contador de historias sobre el Holocausto y cuentos jasídicos. Pero fue también la persona que ayudó a inspirar a generaciones de judíos y no judíos que se preocupan por los derechos humanos sin dejar de ser fieles a la necesidad de proteger al pueblo judío e Israel contra los sucesores antisemitas de los nazis.
Como tal, trascendió el Holocausto y se convirtió en una figura seminal en la historia judía del siglo 20.

El status de Wiesel como testigo del Holocausto está tan profundamente arraigado en la cultura popular, así como aquellos que estudian el tema tan seriamente como para darlo por sentado. Pero la influencia de sus escritos durante el período después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la mayoría de los sobrevivientes no hablaba de ello no puede ser subestimada.
“La Noche” es un libro que ahora ha sido leído por millones, pero cuando se publicó por primera vez en 1960, fue ignorado en gran medida. Sin embargo, junto con la serie de otros libros que le siguieron hizo más que simplemente mantener viva la memoria de ese gran crimen y de sus víctimas. Se despertó en su público una pasión que se preocupa por sacar conclusiones de la historia y la necesidad de reflexionar sobre la gran pregunta por el silencio cómplice de los contemporáneos a la Shoá. Para los que leen sus libros y oyen sus conferencias, los trabajos de Wiesel fueron un llamado a la conciencia y el activismo. Sin su trabajo e influencia, la historia del movimiento por la libertad de los judíos de la Unión Soviética y la defensa de Israel en esa época habría sido muy disminuida si no inimaginable.
Creo que muchos de los libros de Wiesel y sus colecciones de cuentos jasídicos resistirán la prueba del tiempo. Sin embargo, para comprender el impacto de su trabajo uno debe darse cuenta de lo importante que fue La Noche para sus lectores en esa época. Lo mismo ocurre con su libro de 1966 “Judíos de silencio”, un libro que, tanto como cualquier otro evento, ayudó a lanzar una amplia comprensión de la difícil situación de los judíos soviéticos durante las décadas en que se les prohibió emigrar hacia la libertad en Israel y Occidente, y procurando volverse a familiarizar con su patrimonio después de décadas de opresión comunista.
Tan importante como lo fueron sus libros, por la década de 1980, Wiesel era el símbolo de la memoria de las víctimas que tomó el centro del escenario. Su confrontación pública con el presidente Reagan sobre su planeada visita a un cementerio las SS en Bitburg, Alemania fue un momento de gran alcance que debe presentarse como una lección de cómo hablar con respeto la verdad ante el poder. Reagan era un amigo del pueblo judío e Israel y había quienes deseaban hacer la vista gorda para hacerle un favor a su aliado canciller alemán Helmut Kohl. Pero Wiesel no dudó ni tembló cuando dijo la famosa frase, “Ese lugar no es tu lugar. Tu lugar está con las víctimas de las SS”.
Hay un elemento más de la carrera de Wiesel que merece ser reconocido y alabado, además de su status como icono de la celebridad del sufrimiento que tuvo prestar su prestigio por diversas causas de derechos humanos y hablar en su estilo angustioso.
Por sus últimos años, Wiesel comenzó a convertirse en un héroe para muchos a los que no les importaba nada de las lecciones de la historia judía. En una época en que en la mayor parte del estudio académico del Holocausto se puso de moda “liberar” el tema desde un contexto judío específico y promocionar la universalización de él, muchos de sus admiradores esperaban que se distancie de Israel y de las causas específicamente judías que eran populares en la denominada “comunidad de derechos humanos.” Sin embargo, aunque él siempre trató de estar por encima de la política partidista y apelar a la conciencia del mundo donde tenía lugar un genocidio, nunca dejó de defender a Israel y su derecho a la autodefensa, incluso cuando el hacerlo le valió el abucheo desde la izquierda.
Del mismo modo que él no pudo convencer al presidente Reagan para evitar visitar Bitburg, Wiesel tampoco logró convencer al presidente Obama que haga cumplir su promesa de desmantelar la infraestructura nuclear de Irán y obligarlo a abjurar de sus amenazas genocidas contra el estado judío. Pero, como hacía cada vez que Israel fue atacado, Wiesel se mantuvo fiel a la causa de los derechos del pueblo judío y su tierra ancestral y estuvo del lado del primer ministro Netanyahu cuando él trató de descarrilar el apaciguamiento de la administración Obama de las relaciones con Irán.
Fue en ese sentido apropiado que un vicioso antisionista como Max Blumenthal elegiría abuchear a Wiesel, incluso después de su muerte. Wiesel siempre supo que su lugar estaba junto a las víctimas del terror, no a los terroristas o aquellos que desean la destrucción de Israel, que es el único y verdadero monumento a los seis millones y el símbolo viviente de la voluntad del pueblo judío de sobrevivir.
Elie Wiesel puede haber pasado su vida reflexionando sobre el misterio de la supervivencia cuando el mundo que él conocía como un niño se convirtió en humo por las chimeneas de Auschwitz. Pero el trabajo de su vida ayudó a asegurar que la memoria siga viva y recordar su obligación de ponerse de pie en contra de aquellos que desean continuar la obra de Hitler y sus cómplices. En una era en la que el antisemitismo está tristemente de nuevo en aumento en todo el mundo, necesitamos el ejemplo de coraje moral más que nunca de Wiesel.Que su memoria sea bendecida.

Benei Tikva · Sinagoga Leo Baeck · secretaria@beneitikva.org.ar

Vidal 2049 · CP1428CSE · Ciudad de Buenos Aires - (+5411) 4781-9392